¿Son seguras las estufas de pellets?

Las estufas de pellets son calefactores de fuego. Al ser una tecnología nueva y todavía poco conocida cabe la pregunta si son seguras. Sobre todo interesa saber si las podemos dejar encendidas «a solas» y como se portan en caso de emergencia (sobrecalentamiento, corte de luz, etc.). Aquí vamos a aclarar estos aspectos serios…

En términos de seguridad y peligro de incendio las estufas de pellets se portan igual que una chimenea de leña cerrada (un casset de leña), con la única diferencia que las estufas de biomasa trabajan automáticamente. El combustible, los pellets de madera (biomasa), son difícilmente inflamables y no explotan, a diferencia del gasoil y del gas. Aún así hay algunos aspectos que debemos ver con más detalles:

Si la estufa se sobrecalienta…

peligro-estufa-de-pellets

Las estufas de pellets se pueden calentar en exceso si falla la ventilación del intercambiador, es decir, si la estufa deja de ventilarse y no consigue sacar el calor de combustión al exterior. También se puede dar el caso, que por un fallo electrónico de la máquina, la estufa eche más combustible del necesario a la cámara de fuego y la ventilación no de a basto. En estos casos la estufa debe autoapagarse. Para ello, la máquina una vez que haya detectado un sobre calentamiento a través de sus sensores de temperatura, procederá a:

  1. Parar la ventilación de la cámara de fuego. Corta el aire al fuego para ahogarlo.
  2. Al mismo tiempo aumenta el suministro de pellets, echando pellets al cenicero, para tumbar el fuego.
  3. Pone la ventilación a tope para enfriar la máquina lo antes posible.
  4.  y, por último: se apaga.

Ten en cuenta que si todo esto sucede, suele ir acompañado de una alarma acústica y que, por un momento, el fuego en la cámara de combustión puede aumentar ya que la máquina entierra el fuego por los mismo pellets. Así que aunque es un espectáculo bastante llamativo 😉 pero no es peligroso ya que no hay nada que puede explotar o salir al exterior.

Lo único que hay que tener en cuenta es que no quites el enchufe o apagues la estufa antes que haya terminado este proceso. Después si que debes llamar al servicio técnico para que verifique el motivo del apagón.

¿Peligro para los peques de la casa?

Peligro-para-los-peques-de-la-casa

Pues si. Sobre todo si tocan el cristal de la cámara de fuego o muerden el cable de la corriente. En serio: una de las ventajas de las estufas de biomasa es que aprovechan el calor de la combustión, lo sacan fuera a través de su ventilación. No se ponen al rojo vivo como una estufa de leña y puedes tocarla por cualquier parte sin quemarte. Incluso la tubería de gases la puedes tocar sin quedarte pegado. El cristal si que se pone calentito, así que hay que avisar a los peques…

Intoxicación por monóxido de carbono…

El monóxido de carbono también denominado óxido de carbono, gas carbonoso y anhídrido carbonoso es un gas inodoro, incoloro, inflamable y altamente tóxico. Puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados. Se produce por la combustión incompleta de sustancias como gas, gasolina, keroseno, carbón, petróleo, etc. Los aparatos domésticos que queman combustible como las estufas también pueden producirlo si no están funcionando bien. Por ello, tienen sensores que los apaguan cuando se detecta. Además, el fuego de las estufas de pellets, la cámara de fuego y todo el circuito de combustión por donde fluyen los gases esta cerrado (un termo de gas butano en cambio tiene la combustión abierta). Si además tenemos en cuenta que el fluido de los gases de las estufas de pellets es forzado por sus turbinas se minimiza el peligro por monóxido de carbono al mínimo. Resumiendo, el monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta por falta de oxígeno. Caso que no ocurre en las estufas de pellets que funcionan bajo un continuo chorro de aire fresco que pasa por la cámara de fuego (ventilación forzada). Yo no me acostaría en un cuarto cerrado con una estufa de leña a fuego lento, en cambio, con una estufa de biomasa no hay peligro.

Por último, hay que descartar que la estufa debe cumplir con las normas de fabricación y estar homologada y certificada para su comercialización en la comudidad Europea, a sea, en España. Es un aspecto bastante importante ya que el sector de la biomasa se encuentra en proceso de apertura en el mercado español y están llegando modelos de fabricación china (o de algunos paises del este de Europa) que llaman la atención por su precio pero no cumplen dichos requisitos.